¿Y tú?
¿Haces deporte por alguna razón especial?
¿Qué buscas corriendo?
¿Eres de los que huye?
¿De los que busca?
¿De los que se pierde?
¿Sudas por sudar?
¿Sudas para?
¿Sufres por?
¿Disfrutas?
¿Cantas?
¿Te silencias?
¿Miras hacia los lados o hacia abajo?
¿Levantas la vista y ves un horizonte?
¿Levantas la vista y miras el reloj?
¿Qué clase de corredor eres?
Yo conozco a muchos y todos son diferentes.
Matices que nos convierten en seres totalmente distintos. (Incluso llegando a parecer que no practicamos el mismo deporte)
Mis piernas son como son. No puedo cambiarlas…
No se asustan. Se atreven. Y yo las dejo que hagan.
Mi corazón es el que es. Un trasplante sería ridículo a estas alturas.
Se asusta. Se atreve. Y yo se lo permito.
Mi coraje está presente. Lo llevo siempre en mis bolsillos.
Se aterroriza. Se atreve. Y yo…, cierro los ojos y avanzo.
Detalles que transforman mi recorrido en un sueño, en chispa constante y en sonrisa perpetua.

Hoy finaliza mi pretemporada. 
Tengo exactamente dos meses para preparar un 101 kms.
Empieza la cuenta atrás del primer reto de esta nueva etapa.
El miedo está presente.
Pero mis piernas, mi corazón y mi coraje también lo están.
Vamos.

Quedan muchas batallas que vencer…