Hoy mi futuro entrenador (renuevo contrato este sábado), me ha preguntado qué clase de ganas tenía de afrontar el reto tres…
Clase de ganas, tipos de ganas.
Ganas irrefrenables.
Muchas ganas.
Ganas locas.
Pocas ganas…
Toda una gama de ganas, a elegir, a sentir.
¿Cual de ellas llevo yo?
Estoy segura de que ya se han imaginado qué clase de ganas cargo yo en los bolsillos.
Son ganas de comerme el reto tres, en el cual me caeré multitud de veces, me tambalearé cual mono en un árbol y mi estómago sufrirá «mal de altura» cada vez que intente enfrentarme a él…
Es una idea de diversión que llevaba aparcada unos meses y, por imposibilidad de tener más tiempo libre para entrenar, se guardó en un cajón…
Ahora lo hemos sacado.
Lo anclaremos con firmeza y comenzaremos, muy seriamente, a partirnos de risa.
La locura se llama…Slackline.
Y mi reto número tres llevará el nombre de : Jameo´s Slackline
¿Se lo imaginan?

(…Yo tampoco)