Nueva temporada, mil sueños que cumplir, mil y un sueños soñados.
Tres años haciendo crecer una idea , alargando un camino y así poder llegar a un destino mucho más firme y con mucho sentido para una misma y para mucha más gente.
Un soñar para mostrar al mundo cuánto hay de real en los sueños.
Mil esfuerzos que valen la pena y otros tantos que te enredan el camino.
Y así estoy ahora.
Enredada al haberme quedado sin apoyo económico.
Ni para pipas 😉
¿Se caerán mis sueños?
¿Cómo mantenerlos?
¿Cómo captar la atención de las marcas o entidades cuando hay tanto deportista «social» con miles de seguidores ávidos de clickear a corredores enseñando material o dando los buenos días?
¿Vende una mujer no joven que hace cosas raras y muy largas allá donde le parece?
¿Es comercial luchar pacientemente por los imposibles?
¿O lo inmediato de correr ayer un 10 kms y mañana una ultra interesa más?
¿Cómo hacer crecer un proyecto de sueños y esfuerzos de gente normal cuando en la calle parece que el hacer deporte y sentirse bien con uno mismo es llevar el reloj de moda o ir a la carrera del momento a lucir el traje de «astrorunner» tras haber practicado durante meses la nueva versión de pista americana del momento?
Está claro (lo digo hoy porque estoy enfrascada en la búsqueda de soluciones y vías de escape) que no es fácil captar la atención de las marcas ya que: mujer cuarentona, preocupada por la educación de su hija, trabajando las horas que hagan falta, entrenando por conseguir sus objetivos deportivos, es algo que poco vende…
Porque ya lo sabía yo antes de comenzar: los proyectos ambiciosos traen consigo muchos problemas.
Y la no ayuda económica que tenía la temporada pasada ha hecho que tambalease mi intención de darle forma a mis sueños de próximas temporadas.
Se hace difícil continuar sin patrocinios suficientes. Sobre todo si lo que sueñas trasciende del ámbito personal.
Lo que tengo claro es que este año, en el que había decidido hacer el Ironman Lanzarote, va a modificarse por no querer tirar más de la economía familiar . Me siento egoísta si lo hago y hay muchas maneras de poder cumplir mis retos del 2016…
Ya que en realidad.., mi objetivo de este año era poder costearme la grabación y edición de un documental para poder tener material audiovisual e incluirlo en un sueño ambicioso que espero poder llegar a cumplir algún día no muy lejano.
Ironman Lanzarote, el sueño de tantos y un mítico … te disfrutarán otros.
Me niego a pagarte.
Distancia Ironman en Lanzarote, me enfrentaré a ti en breve. A ver qué sale.
A las marcas que me siguen apoyando de alguna forma, mil gracias por creer que no todo en el deporte son tiempos y ventas.
Ya veré cómo me las apaño y qué se me ocurre para seguir construyendo las bases para un gran sueño.
Por el momento, tras el batacazo inicial y el replantearme muchas cosas, continuaré intentándolo.

IMG_2169