LA ILUSIÓN MUEVE MIS PIERNAS
Quiero ser mejor
Susana Gómez Castiñeira
15 octubre 2018

Voy a seguir haciendo. Para continuar siendo quien soy.

De nada sirve huir de lo que me mantiene equilibrada, de nada me sirve “tomarme más respiros”.

¿Para qué?

¿Para transformar mi sobrante de energía en más horas de trabajo?

Porque al final todo lo resumo en esto:

Dejo de soñar y lo que hago es tener un día bueno, otro menos bueno y trabajar más y más.

Pues lo que necesito es: tener un día bueno, otro menos bueno y ser más yo (que ya trabajo lo suficiente)

Me he silenciado en este mundo de relaciones sociales entre redes, para tener más tiempo de calidad con los míos: con Chali, con Susana, con mis amigos.

He intentado buscar un equilibrio y un descanso.

Pues el descanso ya creo que ha llegado a su fin, las rutinas de mi familia comienzan, cada uno tiene sus preferencias, sus deberes y sus gustos y yo, si no me controlo,  no dejo de desequilibrarme trabajando más y más.

“Voy a seguir haciendo. Para continuar siendo quien soy.”

Me merezco unas horas para sudar, para agotarme y luchar buscando un horizonte.

Me merezco unas horas al día para no pensar en lo que sería mejor para los demás (o sí) y centrarme en mi misma para ser más “yo” con los míos.

Porque últimamente tengo un malhumor que no puedo achacar a mis hormonas y unos altibajos que me entristecen por momentos y no puedo soportar.

 

No puedo estar un día queriéndome comer el mundo, y el resto viéndolo pasar.

Es muy gratificante dedicarme en  cuerpo y alma a la familia y a un trabajo que me apasiona .., pero también soy “parte de” y debo dedicar tiempo para mi.

Queridos jefes, prometo dedicar todo mi coraje para cumplir los objetivos planteados en el departamento.

Chali, Susana, prometo dedicar hasta la última célula cargada de energía para ofreceros la mejor versión de mi.

Amigos.., estoy aprendiendo a controlar alguna pasión que se me resiste, como la de querer hacer todo para todos y querer hacerlo bien.

Voy aprendiendo, tras los palos que me ha dado alguna experiencia, que eso no es posible. A veces sale. A veces no.

Solo sé que continuo intentándolo. (Sabiendo que no podré atender a todos como cada uno quisiese)

De todas formas creo que voy “cogiendo la idea” y espero que este año, me salga mejor la operación.

Mis experiencias pasadas me han hecho madre, mujer y amiga, quizás también aventurera, y he aprendido alguna que otra lección de vida.

En esta ocasión necesito una que llevo en los bolsillos siempre:

NO PUEDO HUIR DE LO QUE SOY. NI INTENTAR SER OTRA COSA.

No sirve para nada vivir en una mentira. Quizás sirva para un tiempo, pero tu yo siempre volverá.

Porque una no puede huir de si misma.

Porque siempre volverás, por muchas vueltas que des, al punto de partida: tú.

Así que, toca respirar y dar el primer paso hacia las agujetas.

Mi objetivo es claro:

quiero llegar a junio del 2019 siendo mejor.

En todo lo que pueda.

Ahí lo dejo.

El resto… poco importa.