LA ILUSIÓN MUEVE MIS PIERNAS
Nada se mueve, si tú no te mueves
Susana Gómez Castiñeira
15 Junio 2018

Hace un mes me embarcaba en mi segundo intento de publicar un libro. No porque me considere escritora, ni siquiera porque necesite hacerlo para realizarme como persona.

No. No escribo por eso, ni para eso.

En mi vida aparecen oportunidades y cruces de caminos.

Soy de las que me atrevo a ir por veredas menos cómodas y no dejo pasar pensamientos que se detienen más de “un rato” en mi mente.

¿Por qué no?

Eso me pregunté cuando a este segundo intento de publicación le pusimos fecha de arranque.

Otra persona, incluso cualquiera que tengo a mi lado, me contestaría:

-No lo hagas porque es una fecha complicada para ti laboralmente hablando. (¿Cuándo no? pensaría yo)

-No lo hagas porque durante este mes tienes los entrenos de más carga, los más voluminosos y estarás más cansada. Lo sabes y será muy difícil fraguar todo con temple. (Eso es cierto, diría yo, pero llevo cinco años donde los meses previos a mis sueños deportivos son igual o peor que en esta ocasión)

-No lo hagas porque este mes es el mes de Hacienda, el fin de curso, de exámenes, de oposiciones, de previos a las vacaciones.., y harán que muy poca gente se interese por reservar un libro…¡Un libro infantil! ¡Y solo con aventuras que transcurren en Canarias! ¿Pero tú sabes cuánto leemos en España? (¡Uf!, exclamaría yo, lo sé, pero si no lo hago ahora, será difícil emprender este camino después del verano, me conozco y… prefiero arriesgarme)

Tres razones de peso para pensarse dos veces el intentarlo o no…

En la presentación de “565 kms. El sueño de Alaska”

 

Junio 2017

“¿Pero tú sabes cuánto leemos en España?”

Lo hice.

Me arriesgué.

Y ha ocurrido…

Se ha conseguido llegar al mínimo exigido por la editorial Libros.com para hacer realidad la publicación.

Ha sido un goteo constante que iba avanzando muy poco a poco hacia su destino.

Y el hecho de haber llegado no es lo que más me emociona, la verdad. Lo que más me cautiva de esta forma de publicar, son los lazos que se crean entre el autor y sus mecenas.

Cada una de las reservas me ha revuelto el corazón. Nada tiene que ver con mi primer libro.

Este libro es “menos llamativo” comercialmente hablando, mucho menos , al menos en un principio, y ver como tanta gente ha querido estar ahí, con su mecenazgo, conmigo, ha sido increíble.

Mucho.

Sombra y Chispa

Dos aventureros en busca de horizontes

Bien saben que Las Aventuras de Chispa y Sombra es mucho más que un simple libro infantil/juvenil tipo Geronimo Stilton. Los personajes, ni son ratones, ni están creados para atrapar al imaginario infantil. Chispa y Sombra son mucho más que eso. Son casi reales diría yo.

Así los vivo cuando los meto de lleno en sus aventuras.

También he de decirles que la última de las aventuras de este libro todavía no está escrita.

Chispa y Sombra se subirán en breve a una bici y vivirán su aventura más larga cruzando Europa en busca de algo que encontrarán (o no) en Santiago de Compostela…

Pero si anteriormente les decía que los personajes son casi reales, decirles que no puedo terminar este sexto episodio sin haberlo vivido personalmente antes.

Por eso, antes de partir rumbo a ese viaje europeo, debo cerrar este capítulo dando mil gracias, mil abrazos y mil cosas más (todas lindas) a cada uno de los mecenas que han creído que este libro debe nacer y hacerse “papel”.

A ellos y a todos los que, cuando conozcan la historia, quieran continuar enlazando nuestras vidas y nuestros caminos leyéndome: GRACIAS.

Las aventuras de Chispa y Sombra, es una realidad.

Y ahora, me hago una pregunta:

¿Qué hubiese ocurrido si no lo hubiese intentado?

¿Nada?

En la “nada” no existen avances.

Y yo camino, siempre camino, aunque tropiece.

Lo prefiero así porque moverse es mejor opción que quedarse quieto.

Porque nada se mueve, si tú no te mueves.