Tras seis meses de preparación específica, ha llegado el día.

15 de febrero de 2014: la Rovaniemi 150 comienza.

Todo en su sitio, incluso los nervios.

No les contaré nada en concreto en esta entrada.

Me reservaré para el lunes.

Ahora mismo solo quiero cerrar los ojos y descansar.

Mañana cuando despierte, tendré por delante el día más largo de mi vida.

Exactamente 42 horas.

Sólo quiero agradecerles de todo corazón el apoyo y los abrazos recibidos.

Y, ya que estamos, les contaré un secreto:

A mis piernas no solo las mueve mi ilusión.

Las mueve la ilusión de mucha gente.

Gracias.

Gracias a todos (familia, amigos y patrocinadores ).

Han hecho de esta preparación de temporada que un sueño se haya convertido en realidad.