Uno
Dos
Tres
Cuatro
Grandes.
Gigantes.
Difíciles…
Complicados…
¿Imposibles?

Pequeña, así me siento al pensarlo fríamente.
Enorme, al pensarlo con el corazón.
Comienza mi temporada. La más ambiciosa de mi vida. La más loca.
¿Cómo surgen los sueños?
¿Por qué soñar con tantos a la vez?
¿Seré una inconsciente al hacerlo?
Seguro que sí (para mucha gente).
Pero no para mí.

Cuatro chispas, cuatro gigantes en el horizonte.
Imposibles la semana pasada.
Alcanzables desde que comencé a caminar hacia ellos.
Muy consciente de las dificultades que me encontraré día a día: en la rutina laboral, con la familia, con los múltiples entrenamientos, con las pocas horas que le dedicaré al descanso.
Miedo, duda.
Tiemblo.
Quiero.
Creo firmemente que puedo intentarlo.
Ya todo ha comenzado.
Y sumaré, sumaré hasta avanzar lo suficiente como para palpar lo increíble, lo soñado…
¿Lo imposible?
Todo deja de serlo desde el momento que quieras hacerlo realidad.
 Hay una posibilidad.
¿La hay?
Sí.
Y lucharé disfrutando de ella hasta que llegue la fecha, las fechas…
¿Quién dijo “David contra Goliat”?
No.
No hace falta mitificar nada.
En mi caso soy una mujer normal.
 No tengo más armas que mi fuerza ilusionada. Mis ganas de sentir los sueños como cuando era niña (posibles…).
Con un miedo contenido por momentos, me he decidido.
Subiré muy alto en octubre, siempre y cuando llegue a tiempo a los puntos de corte.
Pasaré mucho frío en febrero y volveré a verlo todo blanco, muy blanco…, durante muchos kilómetros y horas interminables…
Y , en apenas quince días, avanzaré en una mítica, en su modalidad larga, intentando descubrir  hasta dónde puede llegar cuerpo y mente…, cuando le exiges realizar una locura.
Recuperaré para coger impulso ya que, en junio, subiré seis mil metros de desnivel positivo y los bajaré… hasta despertar de una utopía…, llamada «sueños»…

Los números: 101+150+119+118= 488.
Kilómetros ilusionados que en cifras no parecen tantos…
Los gigantes: Bluetrail Tenerife+ Rovaniemi Finlandia+ Transgrancanaria+ Lavaredo Ultra Trail
Recorridos ilusionados que nombrándolos parecen imposibles…

Toca correr hacia ellos.
Toca entrenar muy duro, disfrutando con cada huella que marque en el camino…

Y les iré contando…, cómo me va…