No solo de deporte vive el hombre actual, ese hombre y mujer que viven en una sociedad como la nuestra, una sociedad desarrollada …
¿O sí?
Porque a veces, entre tantas zapatillas de colores, medias de compresión fluorescentes , burpees y carreras domingueras, ya no sé qué pensar…

¡Divinas modas!
¡Bendito deporte!

Al menos esta fiebre por estar en forma, por correr o hacer el ranger en un gimnasio, socializa, hace reír y , en general, a los adeptos, les mola mucho.
Pero mucho, mucho.

Y en medio de esta vorágine de endorfinas, serotoninas y dopaminas (esas hormonas de la locura placentera que genera el sudar practicando algún deporte), me encuentro yo.
Yo, que tengo las hormonas esas, bien adiestradas y aleccionadas para que no se me descontrolen (demasiado), me topé no hace mucho con unas letras que mi compañero de sueños (al que le gusta llamarse Sombra) soltó así, como quien no quiere la cosa, dando forma a un pensamiento que fue creciendo entre nuestros pensares y reflexiones sobre nuestra vida deportiva, nuestros sueños, nuestros retos y nuestras inquietudes.

Así, tras una charla, la raíz de Educ-ando, toma tierra y se arraiga fuerte en mis ganas de soñar con un reto deportivo mucho más enriquecedor para nosotros, para mí y para la comunidad que nos rodea (al menos esa) .
Ese querer formar parte de un “algo” construido por varios (a poder ser muchos) para mostrar a las nuevas generaciones la vida a través de una filosofía que venera el esfuerzo, el trabajo, la pasión, la vida, la formación, el respeto.., es algo tan inmenso, que se hace difícil concienciarse que el primer paso está dado y que, el primer fruto de esa labor (titánica en algún momento del proceso de creación) ya ha salido y está a la espera de madurar.

Han sido varios meses de búsqueda de información y forma.
Semanas de coordinación entre los pilares de Educ-ando, para crear los recursos más prácticos posibles y ser lo más efectivos que supiésemos. (Algo tan subjetivo que desespera y frustra muchas veces)
Meses donde un proyecto deportivo (cruzar en patinete las 7 islas Canarias) se fusiona con el proyecto educativo (generar recursos didácticos en nuestra web ilusionada para los alumnos/as de primaria sobre Canarias y cada una de sus islas) y ambos suman dando el resultado de un proyecto global en pro a valores como: el esfuerzo, el trabajo, la constancia, el respeto, la educación…

¿Qué me dicen?
¿Locura?
¿Servirá de algo tanto esfuerzo y horas de dedicación de este grupo de colegas locos por crear energía positiva ?

¡Y encima en mi afán de completar los recursos de uno de los “lápices educativos” (el lápiz de la emoción) me he propuesto escribir 7 historias en forma de cuento infantil a modo de “crónica de la aventura deportiva” adaptada y escrita bajo una perspectiva más acorde con la edad y sus gustos!
¡De locos!

Y con tanta buena onda, tanto esfuerzo con un resultado conseguido (que ha sido comenzar y crear los recursos de la primera isla a atravesar en patinete) aparecen unas tremendas y pesadas preguntas:
¿Y si no le interesa a nadie?
¿Y si el valor de la educación y la concepción del trabajo en comunidad está tan arrinconado que nadie lo va a querer ni tocar?
¿Es importante mostrar a los que vienen ( y a nosotros mismos) que los sueños se consiguen trabajando duro y no a golpe de la inmediatez a la que estamos habituados?
Si nadie se molesta ya en leer ni un tweet al completo, ¿qué será de una guía de recursos educativos?
Son muchas las dudas sí.

Nos han tachado de locos, de ingenuos y de guerreros en batallas perdidas.

Muy pocos han creído (y creen) en que este proyecto pueda tener sentido práctico para la comunidad educativa , las familias y los mismos niños.

Creo que el camino hasta aquí ha sido apasionante por lo difícil , por las dudas y por el imaginarse a cada rato el resultado final en proporción al esfuerzo realizado.
No sé qué ocurrirá a partir de ahora.

Sé que creo en la educación por encima de otros valores ahora más de moda.
Creo en el deporte como un estilo de vida y creo que el respeto y el esfuerzo nos dirigen a una sociedad mejor.
Esa que yo quiero para mi gente.
Y por eso ha nacido EDUC-ANDO.

Para mí, para mi comunidad y para quien quiera aprender y comprender más sobre la cultura de un pueblo (el canario) lleno de grandezas, crece, para hacerse cada vez más fuerte: EDUC-ANDO.

www.lailusionmuevemispiernas.com/educ-ando : es la dirección de un sueño en proceso de formación continua.

Están invitados a entrar.

Logo educ-ando fondo transparente