Estoy.
Tras dos semanas de indecisiones y descalabros físicos, estoy.
Esta tarde me embarco en mi primer entreno en largo…donde intentaremos sumar volumen en kilómetros a estas piernas.

En esta ocasión, la isla de Lanzarote será testigo de nuestros pasos e intentaré mostrarles lo increíble que es esta isla en la cual vivo.
Les contaré mis sensaciones y les mostraré, en imágenes, como va yendo esta simulación de lo que va a ser una jornada típica (en horas de esfuerzo) de la Iditarod en Alaska.

Con tiempo de otoño y temperaturas de invierno en Canarias disfrutaremos de nuestro avance como nos gusta: sintiendo lo que hacemos.

Estoy nerviosa y contenta por mi evolución física tras esta lesión (en la que todavía tengo mucho que trabajar) y espero que mi espalda aguante lo que le espera…
Como no tenemos nieve.
Como no puedo arrastrar de un pulka para atravesar la isla de norte a sur y volver a casa…
Mi cuerpo arrastrará un carro, en donde irá todo el material necesario para este fin de semana aventurero, y dejaremos asombrados a más de uno al vernos pasar. 😉

En unas horas.., comenzamos.
La Iditarod está cada vez más cerca.
Lanzarote me espera.
A muchos grados de diferencia, hoy Alaska y Lanzarote se fusionarán.

Corto y cierro.
Les iré contando.
Les iré mostrando.

17-islote-de-hilario2