LA ILUSIÓN MUEVE MIS PIERNAS

Me importas

Susana Gómez Castiñeira

29 de marzo de 2020

Ya cuento.

Cuento cuentos…

Todo regresa a su origen. Hasta lo más olvidado. Mis cuentos para niños…

Tras casi catorce años sin acordarme siquiera de mis letras contadas, he sacado voz para compartir con los peques de mi familia, haciéndolo extensible a quienes quieran ver y escuchar historias.

Volver al origen de lo importante.

Ser conscientes de lo que importa, es ofrecer protección a nuestros pequeños, a nuestros mayores. Regalarles sonrisas y calma. Darles luz y seguridad.

Por mucho que tiemble por dentro. Por mucha inseguridad que dé la «inexperiencia» mundial acerca de la situación presente.

Nadie puede no errar ante algo tan desorbitante como lo que estamos viviendo.

Calma, por favor. Todos lo estamos intentando.

Y cada uno de nosotros podemos ofrecer nuestra experiencia, para que nuestros niños continuen con luz en los ojos y nuestros mayores orgullosos de sus hijos.

Todos tenemos nuestros bolsillos cargados de recuerdos, de información y formación, de sonrisas, de fuerza para ellos. No las guardemos para «más adelante».

Ellos son los que nos darán energías a nosotros para poder sobrellevar y vencer esta encerrona.

Fotografía by La Ilusión

 

«Y los niños tendrán luz en la mirada y nuestros mayores estarán orgullosos de sus hijos»

Letras para mi día 15.

Domingo. 11:31 horas

 

Y la vida, por mucho que nos empeñemos en cerrar las ventanas, continua ahí. VIVA.

Y el aire, nuestro oxígeno, deambula por todas partes, llenando cada rincón de mi, aunque no quiera.

Y las voces necias, las desoigo. No entran si no quiero.

Y la primavera empuja el ánimo, aunque no le abra mi puerta.

Y tu terror me intranquiliza. Lucho por centrarme en lo importante.

Y el sol calienta mi cara y su luz hace que cierre los ojos, dándome instantes de sosiego.

Fotografía by La Ilusión

La vida transcurre poderosa, desoyendo las plagas.

Las mujeres, los hombres, se revuelven incómodos en ella.

Quizás desoímos la voz poderosa que nos grita desde el inicio de nuestra existencia.

 

 

 

Una voz que como Maestro nos habla, con amaneceres y atardeceres, con estaciones, con lluvia, nieve y sol, con campos llenos de flores, con horizontes, con mares y ríos, fuentes y desiertos.., que lo importante no es un virus…

Lo importante es la VIDA.
(Y teniendo claro ese «pequeño matiz».., el encierro se quedará en una simple anécdota y una gran oportunidad)