LA ILUSIÓN MUEVE MIS PIERNAS

Alerta Nacional por Corona Virus.

.Día 1.

Susana Gómez Castiñeira

15/03/2020

Es curioso. No quiero, en este intento de diario,  contarme qué hago, ni recordar mañana qué hice en el día uno de encierro y confinamiento para frenar el contagio de este ya conocido virus.

Miles de memes, fotografías, vídeos y letras, me lo recordarán durante mucho tiempo, quizás años, o décadas. Incluso sea una de esas ancianas que le cuente a los más pequeños, que hubo un día donde el mundo entero se paró.

Quiero recordarme en la lectura de este diario, que tras la ventana, tras el cristal donde observo el exterior desde hace horas, la vida continua.

Está ahí, luminosa y tenaz, majestuosa, esperando a que resolvamos y a que aprendamos a convivir con un nuevo virus, otro más, como tantos otros.

 

 

Y es ,en este observar, donde mis letras cobran fuerza y ganas de ser plasmadas.

No para que nadie me comprenda. No.

Cada uno hará su diario de la forma que sienta. Y cada uno sentirá el confinamiento de una forma única.

Mi encierro cobra forma de reflexión personal, de ganas de sentir y de nombrar, de pensar en lo que importa y de sentirlo bien profundo.

No reflexiono sobre cómo nos movemos y actuamos en sociedad, eso ya me lo dejan claro los medios de comunicación , las tertulias y las redes sociales.

En mis cuatro paredes, me entran ganas de ponerle letras a la vida. Sin más.

Porque no me olvido. Estoy viva.

«Tras la ventana, tras el cristal donde observo el exterior desde hace horas, la vida continúa»

Letras para mi día 1. Domingo. 16:00 horas.

 

Tan inmenso, tan increíble. Mi obsesión.

Nada en la Historia de la Existencia ha podido hacerlo desaparecer.

Imponente. Tranquilo.

Todos los sueños mueren y nacen en él. Todos los caminos.

El navegante jamás lo alcanza. Son los soñadores tenaces los que llaman a su puerta.

 

Tras mi ventana te veo, ahí continuo, continúa como siempre.

Quizás, esta vez, me lleve más tiempo de lo planeado el abrazarte.

Justo ahora que estaba comenzando a emprender el camino…

Pero no dejo de pensar en ti, durante cada segundo de mi vida, encerrada o no.

Horizonte.

Tú que lo eres todo para todos, espérame, espéranos.

En breve, los soñadores iremos en tu busca.

 

 

Porque solo los porteadores de sueños vemos en las tempestades, en los encierros, mil oportunidades para fortalecer nuestras ansias de ti.

Alcanzaremos tu línea, Horizonte amado.
Allí donde todo sueño muere y renace, sonreiré de nuevo orgullosa y en paz .
Estamos vivos.
Estoy viva.
Continuo soñando contigo, Horizonte.
Gracias por mantenerme cuerda.